Saltar al contenido

¿Qué es el interés y cuáles son sus clasificaciones?

¿Qué es el interés y cuáles son sus clasificaciones?

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

El interés como rédito obtenido por un capital en el transcurso del tiempo, proviene de una remuneración o “arriendo”, es representado como un valor absoluto: interés, o como una alícuota: tasa de interés.

El derecho civil ha dicho que “se llaman frutos civiles” a los “intereses de capitales exigibles” (Código Civil, artículo 717), por lo que la naturaleza jurídica de los intereses, es la de ser fruto civil del dinero en el tiempo, toda vez que aquel propietario de un capital, tiene derecho a percibir los frutos del mismo a medida que pasan los períodos. Para quien recibe los intereses, los adquiere por tratarse de frutos civiles del capital, del cual ostenta el dominio; para quien los paga, se trata de un egreso, costo o gasto en el que incurrió por el uso del dinero propiedad de otro, en el tiempo; ambas perspectivas pueden establecerse por medio de una prueba pericial.

 

Según la doctrina oficial de la Superintendencia Financiera de Colombia (Concepto 2010017499-001 del 12 de abril de 2010):

 

“De conformidad con lo dispuesto en el artículo 717 del Código Civil los intereses son denominados como frutos civiles, los cuales se llaman pendientes mientras se deben y percibidos desde que se cobran.

 

Financieramente se entiende por interés el rédito de un capital, precio o costo que se paga por el uso del dinero” .

 

El interés es el pago por las cosas o dinero recibido, cuya convención clásica es el mutuo, por ello, la legislación mercantil ha expresado que “el mutuario deberá pagar al mutuante los intereses legales comerciales de las sumas de dinero o del valor de las cosas recibidas en mutuo” (Código de Comercio, artículo 1163). 

 

El interés, proviene de las obligaciones exigibles tras un determinado contrato o convención, el cual se pagará en la forma y cuantía establecida en el mismo negocio jurídico o a falta de pacto expreso, de conformidad con las normas supletorias civiles o comerciales. 

 

Desde la doctrina jurídica se ha querido aportar una definición de lo que son los intereses, bajo la misma línea anteriormente expuesta, sobre ellos Fernando Hinestrosa en su texto Tratado de las Obligaciones, página 166, expresa: 

 

Los “intereses” son los frutos del dinero, lo que él está llamado a producirle al acreedor de la obligación pecuniaria (sea de restituir, sea de pagar el precio de un bien o de un servicio), durante el tiempo que perdure la deuda, en cálculo sobre la base de una cuota o porcentaje del capital o “principal” .

 

Las autoridades públicas han dicho que el término interés no ha sido definido, sin embargo, de lo expresado por las normas civiles y comerciales ya citadas, se colige su contenido, así lo ha expuesto la Superintendencia Financiera,  Concepto 2006000164-001 del 15 de febrero de 2006: 

 

Sea lo primero precisar que nuestro ordenamiento positivo no consagra en forma expresa una definición del término “interés”; sin embargo, de la lectura de diversas normas como los artículos 717 (Frutos Civiles)y 1617 (Indemnización por Mora en Obligaciones de Dinero) del Código Civil y 884 y 1163  del Código de Comercio, así como de los criterios sentados por la jurisprudencia y la doctrina se tiene que “La utilidad o ganancia periódica que produce un capital se conoce con el nombre de intereses o frutos civiles.”

 

Así mismo, se clasifican según su origen en interés bancario corriente, legal y convencional; de acuerdo con su oportunidad en remuneratorio y moratorio, y según la forma de liquidarse en interés simple y en compuesto. Es el canon de arrendamiento que se paga por hacer uso de un monto de dinero, durante un período determinado” . 

 

Los intereses a su vez, se pueden clasificar en tres grandes grupos: 

 

1. Según su origen: 

Está tipificación está atada al pacto que de los réditos se haga en la convención o contrato, o a la naturaleza de la obligación exigible, sea está civil o comercial; por ello, se clasificaría el interés en: a) convencional, b) legal, y c) bancario corriente; categorías que ampliaremos más adelante. 

 

2. De acuerdo con su oportunidad: 

El interés es el rédito del capital, y este puede ser pagado en los plazos o términos previstos en la convención o en la ley; de pagarse en el término establecido se trataría de a) interés remuneratorio; si el capital o el rédito no es pagado conforme con la ley o a la convención, ya no se trata de la remuneración del capital, sino de la “indemnización”  por la obligación vencida que da lugar al b) interés moratorio.  

 

3. Según la forma de liquidarse:

El interés tiene su expresión como proporción o ratio en lo que se denomina la tasa de interés, que indica la alícuota del capital que constituirá el rédito, dicha tasa puede ser a) de interés simple, o b) de interés compuesto si se capitaliza el fruto, tal como lo veremos en los acápites de este tema. 

 

Las ciencias exactas se han ocupado de los intereses, por tratarse de un fenómeno matemático que explica “el valor del dinero en el tiempo”, que no es más que el interés; así, si se parte de una suma de capital en un tiempo actual o presente (valor presente, P, VP o VA), y luego se obtiene un valor en un tiempo futuro (valor futuro o VF), la diferencia entre estos dos capitales ubicados en un período de tiempo diferente se denomina: interés (I), y a su proporción sobre el capital: tasa de interés (I%); desde las matemáticas financieras ha expuesto el autor Jhonny de Jesús Meza Orozco, en us texto Matemáticas Financieras Aplicadas, página 28, que: 

 

“(…) el interés es la medida o manifestación del valor del dinero en el tiempo. Así como no puede ser gratuito el uso de una máquina, de una casa tomada en arriendo, o de un vehículo utilizado por un corto período de tiempo, tampoco puede ser gratuito el uso del dinero. De serlo, estaríamos aceptando que el dinero no tiene ningún valor para su dueño. En conclusión, el interés es simplemente un arriendo pagado por un dinero tomado en préstamo durante un tiempo determinado.

 

Si se presta hoy una cantidad de dinero (P) y después de un tiempo determinado se recibe una cantidad mayor (F), la variación del valor del dinero de P a F se llama valor del dinero en el tiempo, y la diferencia entre F y P es el interés (I). La operación se representa mediante la siguiente expresión:

 

I = F – P.” 

 

Las matemáticas financieras, se ocupan de los diversos teoremas sobre el capital y sus réditos, bajo los diferentes tipos de interés, partiendo de la premisa de que la obligación pendiente constituye un “préstamo”, y de que el derecho que tiene el propietario del capital es una “inversión”, de esta manera los científicos no entran en discusiones jurídicas respecto de la naturaleza del capital que produce el interés; por ello, no pueden tomarse los términos préstamo o inversión en su acepción jurídica, sino como una variable matemática; más los estudiosos de las finanzas, si se ocupan de las formulaciones requeridas para calcular técnicamente el interés. 

 

De otro lado, siempre que se lanza la expresión “interés” sin que se califique, para la técnica financiera, se estará frente a intereses vencidos o tasas vencidas, cuyo pago es al final del período y no al inicio del mismo:, como lo manifiesta el libro Matemáticas Financieras de Alberto Gómez Ceballos: 

 

“Es el precio que se paga por el dinero tomado en préstamo durante un período determinado. O, desde la posición refleja, es el rendimiento de una inversión. 

 

Cuando se utilice el término interés se supone que este recibe al  vencimiento del período pactado en la operación financiera”. 

Tanto la doctrina jurídica como la económico – financiera, coinciden en comparar el rédito de un capital (interés) con el arriendo que se paga por el uso de otros bienes, todo con el objeto de demostrar que el dinero tiene un valor por su uso en el tiempo; para el cálculo de los intereses se requieren de las variables expresadas por la técnica, esto es: i) la tasa de interés, ii) el tiempo, y iii) el capital inicial (valor presente o valor actual). Al respecto, los estudiosos de la ingeniera económica afirman (Guillermo Baca Currea, Ingeniería económica):

 

“El interés es el rédito que hay que pagar por el uso del dinero prestado. Resulta ser lo mismo que pagar un arriendo, por el uso de una casa en alquiler; por esta razón, (sic) todos las actividades financieras tiene como norma cobrar interés, cuando se presta un dinero. 

El interés depende de tres factores fundamentales: el capital, la tasa de interés y el tiempo”.

Fuente: “Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja). Comprar aquí.

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público - Abogado - Partner - e-mail: [email protected] - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3012085777

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology

OCH Foto Perfil Juan Pablo Calle

Juan Pablo Calle

Abogado Junior Legal Services