Saltar al contenido

Los Intereses remuneratorios en los dictámenes periciales

Los Intereses remuneratorios en los dictámenes periciales

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

La esencia del interés remuneratorio es retribuir el capital por su uso en el tiempo, compensan el valor del dinero por el uso del capital, práctica recurrente en la prueba pericial.

Intereses remuneratorios. 

Los intereses remuneratorios pretenden reconocer el rédito por el uso del capital, la doctrina lo ha tratado como el “arrendamiento del capital”; a su vez, en el desarrollo de las operaciones económicas se han denominado también “intereses compensatorios o de plazo”, que de manera frecuente son calculados en los dictámenes periciales

Sobre ello los juristas como el doctor Lisandro Peña Nossa, en materia de títulos valores ha dicho que los intereses remuneratorios: 

“Son los obtenidos por el acreedor en retribución al uso del capital, desde la fecha de su entrega hasta el momento de su exigibilidad o restitución por parte del deudor (…)”

 

La esencia de los intereses remuneratorios es retribuir el capital por su uso en el tiempo, constituyen el devengado o rédito de la obligación o crédito, no pretenden indemnizar perjuicios como ocurre con los intereses moratorios, simple y llanamente compensar el valor del dinero en el tiempo por el uso del capital, práctica recurrente en la prueba pericial. 

La doctrina jurídica, el autor , de Fernando Hinestroza en el texto Tratado de las Obligaciones, expresa que su carácter es: 

“(…) puramente retributivo, que son aquellos que se devengan durante el tiempo que media el surgimiento de la obligación y el día en que ha de cancelarse, y corresponden al beneficio o la ventaja que implica para el deudor tener a su disposición el dinero a él prestado o no tener que satisfacer aún el precio del bien o del servicio de que ya entró a disfrutar. Contraprestación de la ventaja de poder tener o conservar un dinero, derivada de un contrato; de ahí su naturaleza ciertamente contractual. Hipótesis a las que se agrega la de la apertura de crédito (promesa de mutuo, art. 1400 c. co.), en la que el promisario está llamado a remunerar o retribuir el beneficio que le significa la seguridad de poder contar con el dinero en determinada oportunidad.” 

Los intereses típicamente se clasifican en i) remuneratorios (de plazo o compensatorios), y ii) de mora, esto en atención al estado de la obligación o crédito, sobre esta categorización, la Superintendencia Financiera, Concepto 2006000164-001 del 15 de febrero de 2006, ha expresado lo siguiente: 

“Ahora bien, los intereses atendiendo a su oportunidad o momento del crédito se clasifican en remuneratorios y moratorios. En torno al interés remuneratorio, y conforme a la definición de la Corte Suprema de Justicia es aquel “(…) causado por un crédito de capital durante el plazo que se le ha otorgado al deudor para pagarlo” . (subrayado fuera de texto). 

Los intereses remuneratorios han de ser fijados en la convención, se denominarán: intereses convencionales remuneratorios, compensatorios o de plazo; no obstante, de no fijarse la tasa de interés, la ley civil, la mercantil o la legislación especial aplicable, llenan de forma supletoria el vacío contractual con los intereses remuneratorios civiles, los remuneratorios comerciales o los establecidos en normas especiales, aplicables al caso concreto.

La legislación vigente no regula o limita el tiempo o períodos en que pueden cobrarse intereses remuneratorios, la tasa no tiene límite legal inferior, pero sí tiene un límite legal superior (techo), que se encuentra ubicado en el tope máximo de la tasa equivalente a una y media veces el interés bancario corriente, como se verá en los intereses bancario corrientes y los moratorios. 

 Respecto de la dualidad de los intereses de plazo y moratorios, y su determinación en el mutuo, la Superintendencia Financiera advierte: 

“El contrato de mutuo o préstamo de consumo en materia comercial implica, en los casos en que el mismo versa sobre dinero, el reconocimiento de intereses de plazo y moratorios de las sumas de dinero entregadas a dicho título; son intereses de plazo o remuneratorios aquellos «causados por un crédito de capital durante el plazo que se le otorga al deudor para pagarlo, al paso que los moratorios corresponden a la indemnización de perjuicios que debe satisfacer el deudor cuando ha incurrido en mora de pagar la cantidad debida, según definición de la Corte Suprema de Justicia1» (Concepto Superintendencia Bancaria de Colombia 1999015883-2 del 4 de mayo de 1999).

Conforme a ello, la causación de los primeros se produce a medida que transcurre el plazo otorgado, pero su exigibilidad dependerá de las condiciones pactadas, entre ellas la periodicidad o forma de pago, aspectos que dependen de la autonomía de la voluntad de las partes (…)». (Concepto Superintendencia Bancaria de Colombia 1998067845-1 del 5 de febrero de 1999).”

Los intereses remuneratorios han de ser fijados por las partes; en algunos negocios jurídicos según la esencia y naturaleza de los mismos, la ley ha previsto suplir el hecho de que los sujetos no incorporen la tasa en la convención. Existen entonces los intereses remuneratorios legales, que se pueden evidenciar, por ejemplo, en el contrato de mutuo (Código de Comercio, artículo 1163: “Presunción y Pago de Intereses); así lo ha entendido la doctrina:

“El ordenamiento comercial abre la posibilidad de intereses remuneratorios legales (art. 884), que se concreta ante todo en el contrato de mutuo, a propósito del cual la regla de derecho civil se invierte: “Art. 1163. Salvo pacto en contrario, el mutuario deberá pagar al mutuante los intereses legales comerciales de las sumas de dinero […] recibidas del mutuo”; pero igualmente en los arts. 884 a 886, 942, 1251, 1388 y 1271. El art. 884 prevé, como lo hacía el art. 219 del código de comercio terrestre, el caso en que, debiéndose legalmente intereses compensatorios, los contratantes no fijaron la tasa, vacío que la norma colma fijándola en el “interés bancario corriente”, sobre el cual habrá de primar la tasa estipulada (accidentalia negotia), sea mayor o sea inferior. Con una precisión terminante: no es que toda obligación pecuniaria de suyo esté llamada a generar intereses remuneratorios (compensatorios); sino solamente aquellas que la ley determina

. Ciertamente “legales” son todos los intereses que la ley prevé, o mejor, aquellos que puede cobrar el acreedor así no haya estipulación al respecto; solo que, como bien se sabe, en caso de mora se deben de suyo intereses, en últimas los señalados por el ordenamiento al efecto (arts. 1617 c.c.; 884 c. co.), en tanto que los remuneratorios son excepcionales y no se causan sino delante de estipulación o de disposición legal a propósito” . (Subrayado fuera de texto).

 

Fuente: “Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja)

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público - Abogado - Partner - e-mail: [email protected] - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3012085777

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology

OCH Foto Perfil Juan Pablo Calle

Juan Pablo Calle

Abogado Junior Legal Services