Saltar al contenido

La falta de experiencia o experticia del perito constituye una de las falencias y vicios del dictamen pericial

OCH Blog La falta de experiencia o experticia del perito constituye una de las falencias y vicios del dictamen pericial

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

El informe pericial que carezca de soportes que demuestren la idoneidad y experiencia del experto, tendrá un vicio que hará perder credibilidad probatoria al informe pericial.

Por vicio se entiende que es: “mala calidad, defecto o daño físico en las cosas”. La palabra falencia se ha definido como: “Engaño o error” (DRAE). 

 

Hay vicios y/o falencias en el informe pericial o en el dictamen pericial cuando se presenta mala calidad, defecto, engaño o error, o no se cumplen con las prescripciones que sobre el dictamen, su contenido, objeto y calidades que hemos descrito. 

 

Puede existir vicio o falencia en el contenido del informe pericial, en las conclusiones dadas por el perito, o en las cualidades que debe ostentar el experto según la ley. 

 

Vicios o falencias del perito. 

 

De la ley procesal y sus mandatos se infieren los vicios o falencias del perito, los cuales podríamos enumerar, así:

 

  1. i) Falta de independencia, imparcialidad y objetividad del perito.
  2. ii) Falta de idoneidad

Iii) Cambio infundado y sin motivación de la posición doctrinaria del perito.

  1. iv) Divergencia entre la real convicción del perito y las afirmaciones del mismo en el dictamen pericial.
  2. v) Títulos académicos no comprobables o requerimiento legal de licencia o tarjeta profesional.
  3. vi) Falta de experiencia o experticia del perito.

 

  1. vi) “ FALTA DE EXPERIENCIA O EXPERTICIA DEL PERITO.”

 

La experiencia es tan relevante como los títulos académicos del perito, para un dictamen pericial no solo se requiere haber cursado las materias que exige la profesión, que estudia el objeto de la pericia; es fundamental que el profesional, técnico o artista haya observado, examinado, investigado, escrito, trabajado o experimentado con el objeto del dictamen; esto hará, que las conclusiones de la pericia no sean simples elucubraciones derivadas de la doctrina o los textos académicos, sino verdaderas afirmaciones de expertos que han tocado el objeto, y hayan puesto a prueba en él, las diferentes corrientes doctrinarias; así el perito ha podido formarse un concepto que va más allá de la teoría, por el fragor de la práctica. 

 

El perito es un experto, no solo un profesional; experto respecto de una persona significa con: “Práctica o experimentada en algo; (…) Especializada o con grandes conocimientos en una materia” (DRAE); por ello, no basta el conocimiento académico, es necesario el conocimiento basado en la experiencia; podríamos decir, que el perito es aquel diestro en la teoría y en la praxis. 

 

El Código General del Proceso dispone cuál es la naturaleza de los cargos de los auxiliares de la justicia, impregna su esencia, la idoneidad y la experiencia, dependiendo de la materia en la que se desempeñe el auxiliar. Constancia de ello se encuentra en el artículo 47, inciso 1, que reza:

 

Los cargos de auxiliares de la justicia son oficios públicos ocasionales que deben ser desempeñados por personas idóneas, imparciales, de conducta intachable y excelente reputación. Para cada oficio se requerirá idoneidad y experiencia en la respectiva materia y, cuando fuere el caso, garantía de su responsabilidad y cumplimiento. Se exigirá al auxiliar de la justicia tener vigente la licencia, matrícula o tarjeta profesional expedida por el órgano competente que la ley disponga, según la profesión, arte o actividad necesarios en el asunto en que deba actuar, cuando fuere el caso”.

 

En lo referente a los peritos como auxiliares de la justicia y su designación, el mismo Código dispuso, que tanto las partes como el juez, deberán tener en cuenta a personas o instituciones de reconocida trayectoria, lo que equivale a decir, que deben acudir a personas experimentadas en la materia, que tengan recorrido en dicho campo; es requisito para la designación del perito que este cuente con experiencia, que significa: “Práctica prolongada que proporciona conocimiento o habilidad para hacer algo” (DRAE). 

 

Pero la experiencia, no solo deberá ser anunciada por el perito, éste deberá acreditarla; obligación impuesta por el artículo 226, inciso 4 del Código General del Proceso:

 

“El perito deberá manifestar bajo juramento que se entiende prestado por la firma del dictamen que su opinión es independiente y corresponde a su real convicción profesional. El dictamen deberá acompañarse de los documentos que le sirven de fundamento y de aquellos que acrediten la idoneidad y la experiencia del perito”. 

 

El perito deberá indicar y acreditar en el dictamen cuáles han sido sus publicaciones y obras, su experiencia como docente, las instituciones en las cuales ha fungido como educador y los casos en los que ha rendido dictamen.

 

Constituye un vicio del dictamen pericial que el perito no pueda probar su experiencia, porque la naturaleza y esencia de estos auxiliares de la justicia es la de ser expertos en los temas que tratan, no solo basta con que estén acreditados en su profesión, ciencia, arte u oficio; el juez debe contar con una opinión de un verdadero experto en la materia, que pueda arrojar conceptos u opiniones con precisión, solvencia y claridad. 

 

Es común que los dictámenes periciales sean encargados a instituciones o personas jurídicas con base en el prestigio de las mismas, en cuyo caso no solamente debe probarse la idoneidad y experiencia de la institución, sino la idoneidad y experiencia de las personas encomendadas por parte del ente para la pericia. 

 

No garantiza la calidad y solvencia de la prueba, la institución designada, sino la experticia, los títulos académicos y experiencia de los profesionales y técnicos designados por la institución. 

 

Cuando se nombran como peritos a entidades públicas, universidades y grandes firmas, es corriente que no destinen a sus expertos por costos al desarrollo del dictamen, sino a personas en proceso de formación, así sean profesionales; situación que constituiría un vicio en el dictamen pericial, porque no basta el prestigio y experiencia de la persona jurídica, dado que el ente moral no es un experto.

 

Un informe pericial que carezca de soportes que demuestren la idoneidad y experiencia del experto, tendrá un vicio que hará perder credibilidad probatoria al informe pericial, y por ende, el juez cuando valore este medio de prueba, podrá “descartarlo” bajo este argumento, y las partes en la oportunidad procesal, podrán pedir su valoración negativa.

 

Fuente: “Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja)

Tratado de los Dictámenes Periciales

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público - Abogado - Partner - e-mail: [email protected] - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3012085777

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology

OCH Foto Perfil Juan Pablo Calle

Juan Pablo Calle

Abogado Junior Legal Services