Saltar al contenido

¿Es obligación de las partes colaborar para que el perito pueda realizar su labor, pueden impedir estas la realización del dictamen?

OCH Blog Es obligación de las partes colaborar para que el perito pueda realizar su labor, pueden impedir estas la realización del dictamen

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

La ley dispuso que las partes deberán colaborar con el perito, sin oposición en el marco del objeto de la pericia; así mismo no podrán impedir la realización del dictamen

Para la correcta elaboración de la prueba pericial, el auxiliar de la justicia debe contar con documentos (papeles, grabaciones, información física y digital, archivos, y en general todo soporte de un hecho o acto), o con el acceso a lugares que se encuentren restringidos para los ciudadanos del común, pero no para la justicia, por ello la ley ha dispuesto que las partes deberán colaborar con lo requerido por el perito, sin oposición, siempre que se encuentren dentro de las posibilidades y el marco del objeto de la pericia. 

 

Las partes deberán aportar todo aquello que el perito solicite, además permitirán y colaborarán en los exámenes, pruebas, experimentos e investigaciones, en cumplimiento del encargo realizado al perito, sin importar si la prueba beneficia o perjudica el interés de la parte llamada a colaborar. 

 

Tal como lo estableció en su momento el Código de Procedimiento Civil, en el artículo 242, en donde se dispuso:

 

Deber de colaboración de las partes. Las partes tienen el deber de colaborar con los peritos, de facilitarles los datos, las cosas y el acceso a los lugares que ellos consideren necesarios para el desempeño de su cargo; si alguno no lo hiciere se hará constar así en el dictamen y el juez apreciará tal conducta como indicio en su contra, sin perjuicio de lo dispuesto en el numeral 1º del artículo 39.

 

Si alguna de las partes impide la práctica del dictamen, los peritos lo informarán al juez, quien le ordenará facilitar la peritación; si no lo hiciere, la condenará a pagar honorarios a los peritos y multa de cinco a diez salarios mínimos mensuales. Tal conducta se apreciará como indicio en su contra”.

 

Este precedente normativo, orientó el nuevo Estatuto Procesal y el Estatuto Arbitral, toda vez que ambos, incorporaron como deber el suministrar la información pertinente para que pueda elaborarse el respectivo informe pericial. 

 

El Código General del Proceso, en el artículo 233, el cual lleva como título “Deber de colaboración de las partes”, dispuso:

 

Las partes tienen el deber de colaborar con el perito, de facilitarle los datos, las cosas y el acceso a los lugares necesarios para el desempeño de su cargo; si alguno no lo hiciere se hará constar así en el dictamen y el juez apreciará tal conducta como indicio en su contra.

 

Si alguna de las partes impide la práctica del dictamen, se presumirán ciertos los hechos susceptibles de confesión que la otra parte pretenda demostrar con el dictamen y se le impondrá multa de cinco (5) a diez (10) salarios mínimos mensuales”.

 

En el primer inciso se encuentra el deber de colaboración de las partes, para con el perito, pues indica que bien sea el demandante o demandado, si el experto solicita información, sean datos, documentos, cosas o pide el acceso a un lugar, pues lo considera necesario para la elaboración del informe, deben las partes suministrar tal información u otorgar el acceso al lugar.

 

Por otra parte, en el mismo inciso (primero) se establece una sanción, que consiste en que de no ser proveída la información u otorgado el acceso al lugar, se tomará tal actuación de la parte como un indicio en su contra, de la falta de colaboración deberá haber constancia en el dictamen. 

 

El auxiliar de la justicia debe agotar el procedimiento e informar sobre la falta de colaboración, para que se configure el indicio, que consiste en: 

 

  1. Tener claridad sobre el objeto a peritar y sus características, para solicitar la información y los accesos al objeto, que de forma estricta sean los necesarios.

 

  1. Identificar la información, documentos, archivos, exámenes, métodos, experimentos e investigaciones que requiere para la elaboración del dictamen pericial. 

 

  1. Establecer los lugares necesarios y que se requiere inspeccionar, para ejecutar el trabajo pericial sin obstrucciones. 

 

  1. Solicitar a las partes la colaboración en el suministro de la información y el acceso a los lugares pertinentes para la elaboración del dictamen. 

 

  1. Dejar constancia en el informe, cuando las partes no colaboren con el perito, en los términos expresados. 

 

No puede entonces afirmar o exponer el experto que simplemente no se otorgó la información o el ingreso a los lugares que requirió, debe en lo posible narrar los hechos ocurridos y anexar las constancias que sustentan su afirmación, así le garantizará el derecho de defensa a la parte que no prestó su colaboración. El artículo 240 del Estatuto Procesal, dispuso que “Para que un hecho pueda considerarse como indicio deberá estar debidamente probado en el proceso”.

 

El inciso segundo del artículo en comento, regula otro suceso; pues allí, se indica que “si alguna de las partes impide la práctica del dictamen”, esto es una cuestión diferente a no prestar colaboración al perito, dado que una cosa será impedir que se realice el informe pericial y otra es no colaborar.

 

En el caso de impedir la práctica del dictamen, la sanción que se estipula es tomar por ciertos los hechos susceptibles de confesión que la otra parte pretenda demostrar con el dictamen. No prestar colaboración al perito, trae como sanción que el juez pueda apreciar tal conducta como indicio en su contra

 

Si una de las partes impide la elaboración del dictamen pericial, el perito debe dejar constancia y las pruebas que tenga de ello; al igual que cuando no presta colaboración, pues no sólo con la mera afirmación se logrará comprobar tal hecho. 

 

Si analizamos la naturaleza de los indicios que forman las sanciones por la falta al deber de colaboración de la parte o la obstrucción de la pericia, tenemos:

 

  1. Indicio en contra de la parte por no prestar la colaboración para la realización del dictamen: 

 

Del comportamiento de las partes el juez puede concluir como ciertos algunos sucesos; en este caso, la ley dispone que no prestar colaboración al auxiliar de la justicia podrá ser tomado como indicio en contra de la parte que no preste ayuda para la debida diligencia del perito en ejercicio de su función. El artículo 241 del Código General del Proceso estableció lo siguiente: “La conducta de las partes como indicio. El juez podrá deducir indicios de la conducta procesal de las partes”.

 

Las partes deben entender que prestar la colaboración para realizar el informe pericial, no sólo consiste en brindar el acceso a los documentos o lugares que requiera el experto, debe saber la parte que esa colaboración se extiende a proporcionar la accesibilidad total a lugares físicos y virtuales, y a los documentos e información que repose en cualquier medio. 

 

El sujeto procesal no debe ocultar el objeto de la pericia o hacer difícil el acceso a la información o entregarla de forma parcial, pues las conclusiones a las que se llegue en el dictamen con éste actuar de la parte, pueden ser erróneas, dada la parcialidad de la información suministrada, lo que constituye una reprochable actuación, obstrucción a la administración de justicia, deslealtad procesal y una afrenta a la jurisdicción, pues debe recordarse que el perito ejerce una función de pública de “auxilio a la justicia”, incluso podría alcanzar la conducta la tipicidad de un hecho punible. 

 

Sobre los indicios y su naturaleza ha expresado el doctor Jairo Parra Quijano, en su libro “Manual del Derecho Probatorio”, página 668, lo siguiente:

 

Los indicios son una prueba crítica, lógica, indirecta. Siguiendo a Carnelutti podemos decir que cuando se habla de prueba directa, el hecho lo presencia el juez; en la prueba histórica como, por ejemplo, en el testimonio o en el documento, se le representa al juez el hecho a probar; en la prueba de indicios ni el juez observa el hecho ni éste está representado, lo que tiene es un hecho que le sirve para indicarle otro (…)”. 

 

Si la parte a quien se le solicita suministrar determinada información, datos, cosas o el ingreso a algún lugar al perito, que es objeto de la experticia y el sujeto por renuencia o mala fe, no presta la colaboración debida o deja que parcialmente se observen solo algunos documentos o cosas, ni el perito, ni el juez, ni las partes podrán hacerse una idea cierta del objeto, la consecuencia entonces será por mandato de la ley, que se tomarán como indicio todos los hechos que se pretendían demostrar con la experticia. 

 

La desobediencia, renuencia, falta de lealtad o dolo al ocultar los documentos, lugares e información necesaria para el estudio del objeto por parte del perito, son un indicio que permite al juez, inferir que son ciertas las aseveraciones o hechos que se pretendían demostrar con la pericia. 

 

  1. Impedir la realización del dictamen pericial, tomando como ciertos los hechos susceptibles de confesión: 

 

Con el dictamen pericial se pretende que un experto brinde conceptos claros, exhaustivos y precisos sobre los hechos, el objeto o sus características que precisamente dieron lugar al litigio; es decir, en esencia cuando se solicita o se aporta un dictamen pericial lo que se quiere probar son hechos, cálculos, objetos o sus características que requieren de conocimientos especiales. 

 

Si el perito al estudiar el objeto del dictamen, ve necesario solicitar información a las partes para la elaboración del informe o considera indispensable el estudio del objeto y la parte impide el suministro de información o el acceso al perito; el objeto, las características del mismo y los hechos denunciados por la contraparte serán tomados como ciertos, sanción apenas lógica, que hará que se tengan el objeto y los hechos como probados sin necesidad de someterlos a contradicción.

Fuente: “Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja). Comprar aquí.

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público - Abogado - Partner - e-mail: [email protected] - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3012085777

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology

OCH Foto Perfil Juan Pablo Calle

Juan Pablo Calle

Abogado Junior Legal Services