Skip to content

Descubre por qué el interés bancario corriente y la indexación no son acumulables

OCH Blog Descubre por qué el interés bancario corriente y la indexación no son acumulables

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

El interés bancario corriente contiene los elementos constitutivos de la rata comercial, entre ellos la indexación, por ello, no habrá lugar a la indexación y deben usarse de forma excluyente.

El interés bancario corriente (IBC) refleja la realidad del mercado respecto del precio pagado por el uso del dinero conforme su certificación, la cual realiza la Superintendencia Financiera para los créditos de consumo y ordinarios.

 

El Consejo de Estado, Sala de Consulta y Servicio Civil. Concepto No. 1276 de julio 5 de 2000, sobre el IBC en su providencia ha dicho que:

“Se trata, pues, de una tasa que «fluctúa al compás de las distintas curvas que todo proceso económico experimenta, y uno de los factores que más inciden es precisamente la pérdida de poder adquisitivo de la moneda, ya sea en el orden externo (devaluación) o en el orden interno (depreciación)» (se subraya). De ahí que la Superintendencia Bancaria, para certificar la tasa del interés aludido, deba hacerlo «con base en la información financiera y contable que le sea suministrada por los establecimientos bancarios, analizando la tasa de las operaciones activas de crédito mediante técnicas adecuadas de ponderación» (se subraya; (it. c., nral. 6°, art. 326 E.O.S.F., sustituido por el art. 2° del Dec. 2359/93), criterio éste de la demostración, que «es la fuerza que da a la situación comprobada una importancia jurídica especial.»

 

El interés bancario corriente es el nítido ejemplo de la tasa de interés que contiene en su ser los elementos constitutivos de la rata comercial: i) la inflación y/o devaluación, ii) el interés puro, y iii) el riesgo. Razón por la cual, la tasa pactada o la tasa supletoria de la voluntad correspondiente al interés bancario corriente de conformidad con la “lex mercatoria”, ya incluye la indexación y reconoce la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. El IBC no es un interés puro o estrictamente remuneratorio, es además, intérprete de la inflación y el riesgo implícito de las operaciones económicas.

La tasa bancaria certificada (IBC) y el interés máximo o de mora (1.5 IBC) fijados para suplir la voluntad de las partes y como límite superior del rédito a obtener, incorporan en su esencia la indexación; es decir, el reconocimiento de la corrección monetaria por la pérdida de valor de la moneda está contenido en el IBC.

 

La Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, -2015. Radicación N.°11001-31-03-004-2009-00241-01. ha sido reiterativa en sus providencias al indicar que:

 

“«(…) Cuando los réditos que el deudor debe reconocer son de naturaleza comercial, […] sean ellos remuneratorios o moratorios, el interés bancario corriente que sirve de base para su cuantificación (art. 884 C. de Co.), ya comprende, per se, la aludida corrección» (CSJ. SC. 216-2001).

 

Los elementos constitutivos y partes de la tasa de interés han sido reconocidos por la jurisprudencia, en particular en lo que respecta al interés bancario corriente, al señalar que:

 

“(…) dado el sistema de fijación del interés legal moratorio que consagran los artículos 883 –hoy 65 Ley 45190- y 884 del Código del ramo, cuando los jueces condenan al (sic) papo de intereses de esta naturaleza se están remitiendo a una tasa que, también, comprende el resarcimiento por la pérdida del poder adquisitivo del dinero» (se subraya; cas. civ. de 24 de enero de 1990; CC, pág. 22), aspecto éste de especial importancia, si se considera que tales normas develan el inequívoco criterio adoptado por el legislador comercial para la determinación del interés corriente, referido a una actividad que, como la bancaria, además de estar sujeta a la inspección y vigilancia del Estado (art. 335 C.Pol.), tiene una acentuada incidencia en la economía, y presupone, por definición legal, profesionalismo y ánimo de lucro, entre otros factores (arta. 10 y 20 nrat 7 C. de Co.; 20, 60 y 46 Dec. 663193), lo que permite suponer que el interés que dichas entidades cobran en sus distintas operaciones activas, es el reflejo o corolario del estado de la economía, en general.

 

«De allí que cuando el pago, a manera de segmento cuantitativo, involucra el reconocimiento de intereses legales comerciales, no pueden los Jueces, con prescindencia de toda consideración especial, ordenar igualmente el ajuste monetario de la suma adeudada, específicamente cuando los réditos que el deudor debe reconocer son de naturaleza comercial, puesto que, sean ellos remuneratorios o moratorios, el interés bancario corriente que sirve de base para su cuantificación (art. 884 C. de Co.), ya comprende, per se, la aludida corrección.

 

«1) Efectivamente, es sabido que la tasa de interés monetaria – distinta de la pura, esto es, la concerniente al reconocimiento privativo del uso de capital-, se desdobla en diversos factores, v.gr: el rédito propiamente dicho; una tasa de seguridad por el riesgo asumido por el prestamista (tasa de riesgo); gastos de operación; monto compensatorio derivado del proceso inflacionario (tasa de inflación), entre otros conceptos admitidos por la jurisprudencia, por la doctrina y por la autoridad encargada –en Colombia- de la inspección y vigilancia de las instituciones financieras, de modo que, en tratándose de esta clase de tasas, especificamente de la bancaria corriente (art. 884 C. de Co.), puede afirmarse sin hesitación alguna que su función, en la hora de ahora, no se reduce tan solo a determinar el precio por el uso del dinero, sino que también tiene el propósito, así sea indirecto, de compensar al acreedor por el deterioro cualitativo que éste sufra, en el entendido, claro está, de la irrupción y preservación del fenómeno inflacionario en la economía”.

 

La doctrina del derecho privado ha concluido que cuando se trate de intereses superiores al interés legal civil, tal como sucede con el interés bancario corriente o los intereses pactados o comerciales, no habrá lugar a la indexación, no obstante, cuando se trate del interés puro, se indexará el capital para actualizarlo.

 

 

Fuente:

Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja)

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público - Abogado - Partner - e-mail: mauricio.ochoa@ochgroup.co - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3012085777

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Andres-Ochoa

Andrés Ochoa

Partner Mk-Think

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Jose-Castro

José Rodrigo Castro

Partner BPO

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology