¿Cuándo solicitar un dictamen pericial?

OCH Blog Cuándo solicitar un dictamen pericial
El término oportuno para aportar un dictamen pericial cambiará, según fuere el demandante o el demandado quien lo solicite, o bien sea que el dictamen fuere decretado de oficio.

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Partner Legal Services - e-mail: mauricio.ochoa@ochgroup.co - Cel: +57 3117720748 - 3148852565

Término oportuno para solicitar el dictamen pericial en el procedimiento general.

 

El Código General del Proceso, estableció en el artículo 227 que aquellas partes que pretendan sustentar sus pretensiones con un dictamen pericial, tienen como término oportuno para solicitar el mismo “ (…) la respectiva oportunidad para pedir pruebas”, si esa oportunidad no es suficiente para aportar este medio de prueba, deberá anunciarlo al juez y este decidirá si lo concede o no, veamos:

 

La parte que pretenda valerse de un dictamen pericial deberá aportarlo en la respectiva oportunidad para pedir pruebas. Cuando el término previsto sea insuficiente para aportar el dictamen, la parte interesada podrá anunciarlo en el escrito respectivo y deberá aportarlo dentro del término que el juez conceda, que en ningún caso podrá ser inferior a diez (10) días. (…)”.

 

Las oportunidades procesales para introducir el dictamen pericial al proceso están en la demanda y su contestación, la reforma de la misma y su respuesta, la demanda de reconvención y su contestación, las excepciones y la oposición a las mismas.

 

Para el demandante la respectiva oportunidad para pedir pruebas será en el momento de presentación de la demanda o la reforma a la misma, caso en el cual, deberá aportar el respectivo informe pericial que sustente las pretensiones incoadas. Puede decirse, que el dictamen pericial se volvió “casi un anexo obligatorio de la demanda”, en los eventos donde se pretendan demostrar hechos que requieran conocimientos, opiniones y comprobaciones de expertos, así como cuando se pretendan perjuicios y se requiera de conocimientos especiales para calcularlos.   

 

Así las cosas, la oportunidad del demandante para aportar la prueba pericial es desde el inicio del respectivo proceso, toda vez que la demanda deberá estar acompañada con las pruebas que sustentan las pretensiones, entre ellas, el dictamen pericial.  

 

Si es el demandado quien pretende hacer valer el informe pericial como uno de los medios de prueba que sustentan algunas de sus excepciones, el artículo 228 del Código General del Proceso, le otorga la siguiente oportunidad: 

 

La parte contra la cual se aduzca un dictamen pericial podrá solicitar la comparecencia del perito a la audiencia, aportar otro o realizar ambas actuaciones. Estas deberán realizarse dentro del término de traslado del escrito con el cual haya sido aportado o, en su defecto, dentro de los tres (3) días siguientes a la notificación de la providencia que lo ponga en conocimiento…”

 

Del tenor de la norma se puede colegir que al demandado se le otorgan varias opciones para controvertir el dictamen pericial que contra él se aduce, como lo son: i) solicitar la comparecencia del perito a la audiencia, ii) aportar otro, o iii) realizar ambas actuaciones. 

 

Cuando se notifique al demandado sobre los medios probatorios aportados por el demandante, para realizar alguna de las actuaciones antes señaladas, tendrá un tiempo límite para su ejecución, que será dentro del término de traslado del escrito de la demanda con el que se aportó el dictamen, o los tres días siguientes a la notificación de la providencia que dé a conocer la demanda y consecuentemente el informe pericial y las demás pruebas solicitadas. 

 

Si es el juez quien decreta la prueba pericial, con el ánimo de esclarecer los hechos que generan el litigio, este fijará un término para que el experto rinda el dictamen, y el término para aportar el mismo será durante el proceso, así como consta en el artículo 230, inciso 1 del CGP:

 

Cuando el juez lo decrete de oficio, determinará el cuestionario que el perito debe absolver, fijará término para que rinda el dictamen y le señalará provisionalmente los honorarios y gastos que deberán ser consignados a órdenes del juzgado dentro de los tres (3) días siguientes. Si no se hiciere la consignación, el juez podrá ordenar al perito que rinda el dictamen si lo estima indispensable”. 

 

No puede predicarse que el juramento estimatorio, debe ir acompañado del dictamen pericial, como algunos lo creen, toda vez que el juramento estimatorio “per se” puede ser considerado una prueba, tal como lo estableció el Código General del Proceso, en el artículo 206, inciso 1 al señalar: 

 

Quien pretenda el reconocimiento de una indemnización, compensación o el pago de frutos o mejoras, deberá estimarlo razonadamente bajo juramento en la demanda o petición correspondiente, discriminando cada uno de sus conceptos. Dicho juramento hará prueba de su monto mientras su cuantía no sea objetada por la parte contraria dentro del traslado respectivo. Solo se considerará la objeción que especifique razonadamente la inexactitud que se le atribuya a la estimación.” 

 

El juramento estimatorio lo que hace es que la parte que lo invoque, invierta la carga probatoria a su contraparte, pues el demandante mediante el juramento, señala de manera detallada y discriminada cada uno de sus conceptos; será necesario el dictamen para un adecuado juramento estimatorio cuando el cálculo de los perjuicios requiera de especiales conocimientos científicos, técnicos o artísticos.   

 

Término oportuno para solicitar el dictamen pericial en el procedimiento administrativo.

 

Tanto el demandante como el demandado tendrán oportunidad para solicitar o aportar su dictamen pericial, así lo sustenta el artículo 219 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo que dispone:

 

PRÁCTICA Y CONTRADICCIÓN DEL DICTAMEN PERICIAL SOLICITADO POR LAS PARTES. Cuando el dictamen pericial sea solicitado por las partes, su práctica y contradicción, en lo no previsto en esta ley, se regulará por las normas del dictamen pericial decretado de oficio del Código General del Proceso….”

 

Las oportunidades para aportar el dictamen en el procedimiento administrativo, fueron regladas en el artículo 212 del mismo Codex, en donde se dispuso:

 

Oportunidades probatorias. Para que sean apreciadas por el juez las pruebas deberán solicitarse, practicarse e incorporarse al proceso dentro de los términos y oportunidades señalados en este Código.

 

En primera instancia, son oportunidades para aportar o solicitar la práctica de pruebas: la demanda y su contestación; la reforma de la misma y su respuesta; la demanda de reconvención y su contestación; las excepciones y la oposición a las mismas; y los incidentes y su respuesta, en este último evento circunscritas a la cuestión planteada.

 

Las partes podrán presentar los dictámenes periciales necesarios para probar su derecho, o podrán solicitar la designación de perito, en las oportunidades probatorias anteriormente señaladas.

 

En segunda instancia, cuando se trate de apelación de sentencia, en el término de ejecutoria del auto que admite el recurso, las partes podrán pedir pruebas, que se decretarán únicamente en los siguientes casos:

 

  1. 1. Cuando las partes las pidan de común acuerdo. En caso de que existan terceros diferentes al simple coadyuvante o impugnante se requerirá su anuencia.

 

  1. Cuando fuere negado su decreto en primera instancia o no obstante haberse decretado se dejaron de practicar sin culpa de la parte que las pidió. En este último caso, solo con el fin de practicarlas o de cumplir requisitos que les falten para su perfeccionamiento.

 

  1. Cuando versen sobre hechos acaecidos después de transcurrida la oportunidad para pedir pruebas en primera instancia, pero solamente para demostrar o desvirtuar estos hechos.

 

  1. Cuando se trate de pruebas que no pudieron solicitarse en la primera instancia por fuerza mayor o caso fortuito o por obra de la parte contraria.

 

  1. Cuando con ellas se trate de desvirtuar las pruebas de que tratan los numerales 3 y 4, las cuales deberán solicitarse dentro del término de ejecutoria del auto que las decreta.

 

Parágrafo. Si las pruebas pedidas en segunda instancia fueren procedentes se decretará un término para practicarlas que no podrá exceder de diez (10) días hábiles”.

 

En esencia, por cada oportunidad procesal que se le otorga a la parte demandante para presentar o solicitar un dictamen pericial, se le concede al demandado la posibilidad de poder contradecirlo o presentar dictamen; esto en aplicación del principio de los derechos de defensa y contradicción que permean el proceso. 

 

Término oportuno para solicitar el dictamen pericial en el procedimiento arbitral.  

 

La Ley 1563 de 2012, no reguló de forma especial el dictamen pericial, fuera este: de oficio, previo o a petición de parte durante el proceso arbitral; el Estatuto Arbitral hizo remisión expresa al Código de Procedimiento Civil, derogado por el Código General del Proceso.  

 

La remisión que se hace al Código General del Proceso, nos da como término oportuno en el procedimiento arbitral, según sean las facultades del demandante y el demandado: la demanda aportando el dictamen previo al proceso como medio de prueba, la contestación de la demanda o la demanda de reconvención, la reforma a las mismas, las excepciones y la oposición a estas; el tribunal si lo considera necesario, designará a un perito para que realice el respectivo informe y le fijará tanto el cuestionario a resolver como el término para presentar la pericia.

Fuente: “Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja). Comprar aquí.

Compartir este Post en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Etiquetas

Publicaciones relacionadas