Saltar al contenido

¿Cuál es la relevancia práctica del dictamen pericial previo o anticipado y cómo son los honorarios de los peritos en este caso?

OCH Blog Cuál es la relevancia práctica del dictamen pericial previo o anticipado y cómo son los honorarios de los peritos en este caso

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

Los dictámenes periciales previos, si han sido técnicamente elaborados, obligan a la parte demandada a realizar un mayor esfuerzo jurídico y técnico para desvirtuar el monto de los perjuicios indicados en este. ¿En este caso quién paga el dictamen previo?

Las normas procesales en la actualidad buscan la celeridad y oportunidad, los dictámenes periciales presentados de forma anticipada conocidos como “dictámenes periciales previos”, son un avance significativo, que busca mejores prácticas procesales para una administración de justicia más eficiente.

 

Los dictámenes periciales anticipados son una pieza fundamental en post de la estimación adecuada de las pretensiones, las cuales tienen regulación en el artículo 206, inciso 1, del Código General del Proceso, que dispone: 

 

“Quien pretenda el reconocimiento de una indemnización, compensación o el pago de frutos o mejoras, deberá estimarlo razonadamente bajo juramento en la demanda o petición correspondiente, discriminando cada uno de sus conceptos. Dicho juramento hará prueba de su monto mientras su cuantía no sea objetada por la parte contraria dentro del traslado respectivo. Solo se considerará la objeción que especifique razonadamente la inexactitud que se le atribuya a la estimación”. 

 

En el ordenamiento jurídico colombiano mediante esta norma, se busca una tasación seria, razonada y útil al proceso; es allí donde el dictamen pericial previo es una herramienta fundamental para la estimación de los perjuicios, valoración que a través del juramento estimatorio toma trascendencia, al punto de que si no se objeta de forma específica y razonada la inexactitud, estará constituida la prueba del monto del perjuicio.

 

Un dictamen pericial previo técnicamente elaborado, cierra las posibilidades de objeción y obliga a la parte demandada a realizar un mayor esfuerzo jurídico y técnico con el cual logre desvirtuar el monto de los perjuicios indicados en el juramento estimatorio con base en un dictamen pericial. 

 

La parte da firmeza y seriedad a sus reclamaciones, al usar en las pretensiones o excepciones, en las que solicita el reconocimiento de indemnización, compensación, pago de frutos o mejoras, como sustento un dictamen pericial previo, mediante el cual un experto de reconocida trayectoria fije el monto de los perjuicios, con objetividad e independencia, en cumplimento de la normas sobre la pericia. 

 

El dictamen previo podrá ser objeto de contradicción en la etapa procesal correspondiente, se podrá pedir al perito la aclaración, adición o complementación del informe, en lo relacionado intrínsecamente con el objeto de la pericia. 

 

Por medio del dictamen pericial anticipado se pretende cuantificar de manera previa unos perjuicios o compensaciones; esté deberá anexarse a la demanda (Código General del Proceso, artículo 84, numeral 3) o reforma, para ser tenido en cuenta a la hora de decretar los medios probatorios que servirán al juez para formarse una idea y clara convicción para proferir sus providencias. 

 

El Estatuto Procesal Administrativo, ha posibilitado la presentación de dictámenes periciales previos:

 

Presentación de dictámenes por las partes. Las partes, en la oportunidad establecida en este Código, podrán aportar dictámenes emitidos por instituciones o profesionales especializados e idóneos”. (Ley 1437 de 2011, artículo 219, inciso 1).

 

Las oportunidades para presentar este medio probatorio, según la Ley 1437 de 2011, para que sean apreciadas por el juez, serán: 

 

“… deberán solicitarse, practicarse e incorporarse al proceso dentro de los términos y oportunidades señalados en este Código.

 

En primera instancia, son oportunidades para aportar o solicitar la práctica de pruebas: la demanda y su contestación; la reforma de la misma y su respuesta; la demanda de reconvención y su contestación; las excepciones y la oposición a las mismas; y los incidentes y su respuesta, en este último evento circunscritas a la cuestión planteada.

 

Las partes podrán presentar los dictámenes periciales necesarios para probar su derecho, o podrán solicitar la designación de perito, en las oportunidades probatorias anteriormente señaladas.

 

(…)”.  ( Ley 1437 de 2011, artículo 212)

 

Los dictámenes periciales previos, aunque no tienen un capítulo expreso en la Ley 1437 de 2011, es claro que en el artículo 212, incisos 2 y 3, se ha permitido a las partes “aportar” o “presentar los dictámenes periciales para probar su derecho”, ya sea con la demanda, con la contestación a la misma, en la reforma a la demanda y en su respuesta, o en la demanda de reconvención y en su contestación; en todos estos eventos, pueden soportarse las pretensiones o excepciones, con un dictamen pericial; dictamen que será considerado como previo o anticipado al mismo proceso. 

 

El inciso 3, del artículo en comento, dispuso que las partes podrán presentar los informes periciales para probar su pretensión, y aunque nada dijo respecto de las excepciones, debe entenderse que las mismas podrán ser también soportadas con un dictamen pericial, con el fin de garantizar el debido proceso, el derecho de defensa y el derecho de contradicción.  

 

Pago de los honorarios de los peritos, cuando rindan el dictamen de forma anticipada (dictamen previo). 

 

La parte que pide al perito rendir un informe pericial antes de que se inicie un proceso o se decreten las pruebas, pagará en su totalidad los honorarios del perito, toda vez que quien lo solicitó es quien está pretendiendo afianzar la pretensión o excepción que invoca.  

 

Lo que no obsta, para que dentro del proceso puedan ser reconocidos tales desembolsos como expensas, y por tanto sean reembolsables por la parte que resulte “vencida” en el proceso, ya que es quien deberá pagar las costas del mismo, entre ellas las expensas procesales derivadas de los honorarios del perito. Los honorarios serán regulados por el juez de conformidad con las normas vigentes y la especialidad del dictamen. 

 

El perito deberá mantener la objetividad e independencia en la elaboración del dictamen pericial y sus experimentos, tal como le es ordenado por la ley, como si estuviese rindiéndolo durante el proceso.

 

El experto deberá hacer los esfuerzos necesarios para tomar todo aquello que convenga a las partes, conforme con los documentos u objetos de estudio que le sean presentados; de manera alguna el perito podrá tomar partido por quien contrata el dictamen, menos aún, podrá pactar comisión por el éxito de la pericia en el proceso. (Código General del Proceso, artículo 235).

 

El profesional debe mantenerse imparcial, no emitir juicios y arribar a las conclusiones propias de la ciencia, profesión, arte u oficio, sin considerar los puntos de derecho o emitir opiniones que “declaren o condenen” a alguna de las partes, competencia que es privativa del juzgador.  

 

El perito debe recordar que es un auxiliar de la justicia, que su pericia y dictamen no son negociables y deben ser producto de la técnica, teoría y práctica de la ciencia, profesión, arte u oficio de la cual es versado. El experto, no está obligado al contrato de prestación de servicios suscrito con la parte, sino en cuanto a la obligación de hacer el dictamen pericial, de conformidad con la ley y las normas vigentes; cláusula en contra de esta afirmación deberá entenderse por no escrita, ya que dicho contrato solo incorpora el objeto que está establecido en la ley (el dictamen) y el precio, que no es más que los honorarios y los costos de la pericia, que también están reglados y no pretenden más que la retribución justa y equitativa por su trabajo técnico y/o científico

Fuente: “Tratado de los Dictámenes Periciales, Instituciones jurídicas, Económicas, Financieras, Contables y Tributarias. Aplicable al procedimiento Administrativo, Penal, Arbitral y general”, César Mauricio Ochoa Pérez. (Libro Naranja)

Tratado de los Dictámenes Periciales

Contacta al Experto

Mauricio Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público - Abogado - Partner - e-mail: [email protected] - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3012085777

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology

OCH Foto Perfil Juan Pablo Calle

Juan Pablo Calle

Abogado Junior Legal Services