Saltar al contenido

¿Cree que el conflicto Rusia – Ucrania nos afecta? Si piensa que no, conozca porque está equivocado. Parte 1

OCH Blog conflicto rusia-croacia

Este contenido es producido por OCH Group, Independent Member de GGI en Colombia.

El conflicto Rusia-Ucrania parece lejano. Lo mismo decíamos del COVID en China a principios de 2020. Debemos entender que un mundo conectado como el actual, esos fenómenos generan efectos en la actividad económica seamos inversionistas o no. Así mismo nos afecta en nuestra economía local y por ende también tiene efecto en nuestras finanzas empresariales y personales.

Cronología del conflicto

Los orígenes del conflicto ruso-ucraniano se remontan al fin de la Segunda Guerra Mundial. Los países aliados, que era un bloque conformado principalmente por Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética (URSS) lograron derrotar a la Alemania Nazi. Si bien la alianza fue exitosa para ganar la guerra, la visión política y económica al interior del grupo era  muy distinta e imposibilitó sostener relaciones estrechas luego de la Guerra.

El periodo histórico posterior de la victoria aliada, que se conoce como la Guerra Fría, fue una etapa caracterizada por tensiones y escalamientos entre Estados Unidos, la Unión Soviética y sus aliados. Ese conflicto,que nunca llegó a ser bélico entre las naciones protagonistas, ocupó gran parte de la segunda mitad del siglo XX. En ese contexto, Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países de Europa Occidental conformaron la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), una alianza política y militar para contrarrestar la amenaza de la expansión soviética. En respuesta y para hacer frente a la amenaza de Occidente, la Unión Soviética conformó con sus aliados el Pacto de Varsovia. Luego de una serie de crisis políticas, en 1991 se disolvió la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). La nueva Federación de Rusia, sucesora de la República más importante de la URSS, asumió el protagonismo económico y político de las nuevas repúblicas independientes.

La caída de la URSS significó la degradación de las ideas que la Unión solía representar, en especial en los nuevos países occidentales. La victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría catapultó al capitalismo como el sistema económico predominante. Acorde con eso, los nuevos países independientes, entre esos Ucrania, continuaron su senda de desarrollo cada vez más alejados del sistema socialista, que ahora lideraba Rusia, y se acercaron al modelo de EE.UU.

El acercamiento de las repúblicas al modelo occidental se hizo más evidente con la ampliación de los miembros de la OTAN tras la disolución de la URSS. Al terminar el siglo XX, la República Checa, Hungría y Polonia, países miembro del Pacto de Varsovia, ya hacían parte de la OTAN. En 2004 seis naciones más se unieron a la OTAN, tres de ellas antes miembros del Pacto de Varsovia (Bulgaria, Romania y Eslovaquia) e incluso tres países que solían ser repúblicas soviéticas (Estonia, Letonia y Lituania).

En ese sentido, para la Federación Rusa la expansión de la OTAN significa una amenaza y un riesgo latente, además de una pérdida de relevancia a nivel global. La tensión se viene gestando desde hace varios años, con el anexo de la península de Crimea en 2014 y el apoyo a los territorios fronterizos Donetsk y Luhansk, que desde ese año son controlados por separatistas pro-Rusia. El inicio de actividades bélicas en territorio ucraniano ha significado una crisis humanitaria a la que el Kremlin ha asegurado dar fin siempre y cuando Ucrania reconozca la anexión de Crimea a Rusia, la independencia de las repúblicas secesionistas del Donbás, una nueva constitución que blinde la neutralidad del país y el fin de la resistencia armada ucraniana.

Estados Unidos, la Unión Europea y otras potencias se han abstenido de involucrarse militarmente en el conflicto, pero han asediado a Rusia con bloqueos e importantes sanciones económicas para evitar el financiamiento de su campaña en territorio ucraniano.

Tanto las sanciones como el conflicto mismo ya han generado efectos sobre la economía global.

Sanciones a Rusia

Lo primero fue la exclusión de ciertos bancos rusos del sistema SWIFT, por sus siglas en inglés, sistema que posibilita los movimientos de pagos entre instituciones financieras en cerca de 200 países. La determinación se hizo oficial el pasado 3 de marzo y afectó directamente a VTB Bank (el segundo banco más importante de Rusia) y otras seis instituciones. Sberbank, el banco más grande de Rusia, y el Gazprombank, de la compañía estatal de gas Gazprom, quedaron exentos. Eso se debe a que ambos están estrechamente vinculados al sector del petróleo y del gas. La dependencia hacia Rusia, particularmente de países como Alemania, implica que ante una prohibición total del sistema se enfrenten a un desabastecimiento en los insumos energéticos. Otra medida sin precedentes fue la congelación de activos del Banco Central de la Federación Rusa. Nunca en la historia contemporánea se había fijado este tipo de sanciones directamente un banco central. A partir de esa sanción se quiere limitar la capacidad del Banco de acceder a más de $630 billones de dólares en reservas de divisas.

Además del congelamiento de activos en el extranjero, los actores implicados en la invasión de Ucrania tendrán que lidiar con medidas como la privación de la ciudadana europea para ellos y sus familiares. Inclusive, gobiernos europeos como el francés han manifestado que se les confiscarán algunas de las pertenencias que tienen en sus territorios. Ahora, Estados Unidos, Japón y la Unión Europea han anunciado que limitarán las exportaciones de ciertos bienes y tecnologías a Rusia y a Bielorrusia.

Primero recortar el suministro de materiales y ahogar la importación de tecnologías necesarias para sostener la avanzada militar sobre Ucrania. Segundo, empezar a ejercer control sobre las exportaciones de equipos de extracción de petróleo y gas y así socavar el estatus de Rusia como proveedor líder de energía. A lo anterior cabe agregar la prohibición impuesta por el presidente americano a las importaciones de petróleo, gas natural y carbón de origen ruso. Dicha sanción no solo limita de forma importante la oferta de hidrocarburos del país, sino que abre las puertas a otro tipo de medidas geopolíticas, como el levantamiento de ciertas sanciones a Venezuela, con el fin de amortiguar el choque en la oferta de combustibles.

Finalmente, se han tomado ciertas decisiones en relación el espacio aéreo internacional. Estados Unidos anunció, después que Canadá y la UE ya lo hicieran, que los aviones rusos no pueden sobrevolar, despegar o aterrizar en su territorio.

A las sanciones gubernamentales hay que agregar que varias multinacionales a nivel global, por iniciativa propia, han manifestado la intención de suspender sus operaciones en territorio ruso. Todas las medidas, sumado a la condena social de Occidente, ya ha generado una fuerte devaluación del rublo, ha disparado la inflación en el país ruso y ha traído importantes consecuencias en la economía mundial.

El impacto de las sanciones a nivel global y en Colombia

Con el avance de la campaña militar y la implementación de las sanciones económicas empezamos a ver efectos importantes sobre el equilibrio macroeconómico mundial. Para empezar, los commodities han subido su precio considerablemente desde el inicio de la guerra.

Ahora bien, la invasión de Rusia que avanza sobre el territorio ucraniano tiene, como primera consecuencia, el paro de varias actividades productivas de ese país. En efecto, la mayoría de los esfuerzos, tanto militares como económicos, están concentrados en contener las fuerzas militares rusas y en ayudar a la población civil atrapada en el fuego cruzado. En ese sentido, las exportaciones de Ucrania han caído estrepitosamente lo que tendrá consecuencias importantes para la economía mundial. Con corte a 2019, año previo al inicio de la pandemia, Ucrania registraba ventas externas por un valor cercano a los USD 50 mil millones, de los cuales casi el 20% correspondían a las exportaciones de cereales, principalmente maíz, trigo y cebada. En efecto, las exportaciones de ese grupo de productos sumaron un valor de USD 9 mil millones, seguido por las ventas externas de hierro y acero (USD 8 mil millones) y las de aceites vegetal y animal (USD 4 mil millones). Ahora bien, si tomamos los 15 principales exportadores de cereales en el mundo, la importancia de Ucrania en este frente crece. El primer exportador en el mundo es Estados Unidos, cuyo valor de ventas externas de estos productos asciende a más de USD 16 mil millones. Le sigue Ucrania, el productor de cereales más importante en el viejo continente.

Con el alto en su producción, se han encarecido estos bienes en el mercado europeo, lo que termina por repercutir en el resto del mundo. De forma no menor, Rusia es el quinto exportador de cereales a nivel mundial, lo que significa que su porción de la oferta también se verá comprometida a medida que las sanciones continúen. Reflejo de las consecuencias económicas del conflicto entre Rusia y Ucrania es el comportamiento de los precios de los commodities que más produce cada país. Siguiendo con lo mencionado anteriormente, se puede ver que tanto el precio del trigo como del maíz han crecido de forma significativa desde el inicio de la invasión. Por un lado, el precio por tonelada del maíz inició el año por debajo de los 276 dólares, mientras que en los primeros 7 días de marzo ese valor ya superaba los 298 dólares, es decir un crecimiento de casi 8%. De forma similar, el precio del trigo ha crecido 7.7% desde enero de 2022, pasando de 376 dólares por tonelada a más de 420 dólares en los primeros días de marzo. Rusia y Ucrania son responsables de alrededor del 30% de la producción global.

Teniendo en cuenta que el trigo es utilizado como insumo en varios alimentos y considerando la situación actual de inflación al alza a nivel global, es posible que se generen aún más presiones inflacionarias en las economías internacionales. Por el lado de Rusia también hay importantes afectaciones en el frente del comercio internacional. Sin embargo, esto no se debe a un alto y caída en la producción de sus principales bienes exportables, sino a su alienación del mercado global a causa de las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE.

El petróleo, quizás el bien más importante de la cadena productiva global, es una de las materias primas más afectadas. Recordemos que Rusia cuenta con una importante reserva y es el octavo país más importante en el comercio internacional de este commodity. Si bien Rusia tiene una participación importante en el mercado del petróleo, es en las exportaciones de gas natural dónde cuenta con un mayor poder de mercado. Sus exportaciones representan el 25% del total mundial y en su mayoría se dirigen a la Unión Europea que, como ya mencionamos, utiliza el gas como insumo energético. En ese sentido, combinando todos los combustibles fósiles, Rusia es el primer exportador del mundo, con más de 10% de participación. En consecuencia, la ruptura parcial de relaciones comerciales ha causado una disrupción importante en ese intercambio.

Lo anterior resulta de vital importancia para los países de la Unión Europea, particularmente Alemania. Rusia provee cerca del 40% del gas que consume la UE, razón por la cual una desconexión total del producto ruso puede implicar una crisis energética.

Teniendo en cuenta que el principal impulsor de la acelerada inflación en Europa es el elevado precio de la energía, la interrupción de la cadena comercial de gas natural tendrá efectos sobre el costo de vida que asumen los europeos e incluso podría afectar las decisiones de política monetaria que tome el Banco Central Europeo.

Con todo lo anterior, el WTI y el Brent se intercambian a precios no vistos desde el auge de la primera mitad de la década pasada. Ambos alcanzan precios cercanos a USD 120 por barril. Considerando que el petróleo es utilizado ampliamente como insumo en la producción de bienes, la inflación mundial se enfrenta a una presión adicional al alza en uno de los peores momentos posibles. En Estados Unidos ya se está viendo el efecto con el aumento en el costo de la gasolina. Por primera vez desde 2008 se registra un precio por galón superior a los US$4, un incremento de alrededor del 15% frente a la semana pasada.

Toda esta serie de situaciones y eventos se reflejan en una medida u otra a la economía colombiana. Veremos cómo en la segunda entrega de este blog.

 

Fuentes:

  • ANIF
  • Banco de Bogotá
  • Investigaciones Económicas de Bancolombia

Contacta al Experto

Elkin Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions - e-mail: [email protected] - Oficina: +57 6042666474 - Cel: +57 3164067212

¿Necesitas este servicio o nuestra asesoría?

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Expertos asociados

Etiquetas

Compartir este Post en:

Si este tema es de tu interés, requieres este servicio o nuestra asesoría, contacta al experto. Llámanos en Medellín al 6042666474 o vía Whatsapp al 3012085777.

Publicaciones recientes

OCH-Mauricio-Ochoa

Mauricio Ochoa

Contador Público – Abogado – Partner

OCH-Camilo-Ochoa

Camilo Ochoa

Partner Assurance & Audit

OCH-Camilo-Franco

Juan Camilo Franco

Partner Legal Services

OCH-Daniel-Diosa

Daniel Diosa

Abogado Senior Legal & Tax

OCH-Elkin-Salazar

Elkin Salazar

Partner Finance & Transactions

OCH-Farley-Zuluaga

Farley Zuluaga

Partner Risk & Technology

OCH Foto Perfil Juan Pablo Calle

Juan Pablo Calle

Abogado Junior Legal Services